Vídeo

Tecnología al alcance de todos

La ciencia se desarrolla hasta para que un niño empiece a temprana edad a desarrollar sus habilidades a la disposición de solución de problemas y facilidades para las personas.

Lego, la popular empresa danés de juguetes de construcción, diseña este dispositivo, el Lego Mindstorms NXT, un kit de robótica diseñado especialmente para niños y jóvenes por su sencillo lenguaje de programación y funcionamiento.

Es importante poner a desarrollar nuestras mentes desde temprana edad para que a lo largo del tiempo, a la hora de enfocarnos a trabajar científicamente, seamos hábiles y capaces de muchas cosas.

La ciencia ligada a la tecnología

Image

 

La tecnología es un fenómeno que nos da un mundo de facilidades y convierte nuestra en algo mas cómodo y de mayor disfrute. Desde un simple cuchillo que nos facilita el cortar los alimentos hasta dispositivos que nos permiten tener comunicación con cualquier parte del mundo. Todo esto es tecnología y debemos dar gracias al gran esfuerzo de la ciencia.

 

¿Qué haríamos sin tecnología? Los científicos dedican su vida arduamente para lograr que las personas tengan una vida cada vez más y más cómoda en distintos campos: en las comunicaciones, en el transporte, incluso influye en nuestra alimentación y en nuestra vestimenta.

Automoviles que se manejan solos, y efectos que podrian tener en la sociedad

Image

Google ha estado trabajando en la tecnologia artificial que hara posible que los autos se conduzcan solos. 

El projecto al que se le esta tomando gran importancia con el estado de Nevada pasando leyes que permiten la circulacion de automoviles que se manejen solos, para esto claro el automovil necesita una licencia autorizando y verificando que tiene instalado la tecnologia necesaria para esto. El departamento de Vehiculos Motorizados de Nevada entrego la primera licencia para un auto que se maneja solo en Mayo del 2012, a un Toyota Prius modificado con la tecnologia experimental de Google.

Ahora si pensamos detenidamente esta idea es increible no solo por las implicaciones tecnologicas, sino por los efectos que tendra en la sociedad. Imaginense poder ir al trabajo leyendo el periodico, que el auto te deje y se vaya a parquear a 5km, y vuelva cuando se lo pidas, o no tener que temer manejar de noche porque en cualquier semaforo se pudiese atravesar un loco o un borracho.

Pienso que esto, que ya esta en progreso y probablemente en menos de una decada sera una realidad, sera una de las revoluciones sociales mas grandes desde el internet.

Vídeo

La ciencia rusa está a cuatro pasos de un robot antropoide inmortal

La empresa rusa Neurobotics está desarrollando un robot que con el tiempo no solo podrá actuar en lugar de una persona, sino convertirse en un nuevo cuerpo humano mucho menos vulnerable que el biológico.

El ‘padre’, el empresario ruso Dmitri Itskov, prevé cuatro etapas de la creación del sustituto de la persona: desde un robot humanoide controlable a distancia hasta un avatar-holograma.

“Viviremos en otro cuerpo, pero nos acostumbraremos porque nuestra personalidad seguirá siendo la misma; con una diferencia: evolucionará en un cuerpo que ofrecerá muchas más posibilidades. Seremos inmortales”, dice Itskov. En la lista de interesados en obtener su réplica, ya figura el nombre de una estrella de Hollywood, el actor Steven Seagal.

De ser un éxito, el proyecto cambiaría drásticamente la sociedad. “Veo un problema en este nuevo tipo de sociedad y es el de la comunicación. El hombre se comportará de manera diferente cuando se encuentre ante un robot. No actuará igual que ante otro humano”, sostiene el sociólogo Ígor Obraztsov.

Ciencia y Politica: El caso de los Estados Unidos y su relacion Gobierno-Ciencia

La política fue en prImageincipio el arte de impedir a la gente meterse en lo que le importaba. En una época posterior, agregósele el arte de comprometer a la gente a decidir sobre lo que no entiende”. Así de crudo lo expuso hace más de un siglo el escritor francés Paul Valery. Por mucho que pueda parecer demasiado cínico, lo cierto es que en política es fundamental el grado de información de los ciudadanos sobre las materias que van a  determinar su participación política.

Quizá por eso son tan complejas las relaciones entre política y periodismo, alguna vez apuntadas en este blog, y por eso provienen desde tiempos inmemoriales las presiones de la primera sobre el segundo y sus intentos de controlarlo. Esta relación de amor-odio se puede hacer también extensible al binomio política-ciencia, ya que esta última disciplina es también de capital importancia para la primera.

Qué mejor aval para una determinada política que el respetado beneplácito de la ciencia para respaldarla. Y qué mejor forma de obtener apoyos para decisiones políticas controvertidas que pretender el aplauso de los científicos, bien sea real o manipulado. No faltan ejemplos recientes de este último caso, sobre todo durante la presidencia de George W. Bush, como los recortes o incluso la alteración de la investigación sobre el cambio climático para hacerla coincidir con la posición oficial de la Casa Blanca.

La llegada de Obama a la presidencia prometía un giro radical en la relación entre política y ciencia, hasta el punto de que el propio presidente proclamó: “Nosotros tomamos decisiones científicas basadas en hechos, no en ideología”. Y acompañó la declaración de intenciones  con pasos como levantar las restricciones de Bush a la investigación con células madre.

Pero su intención de hacer públicas en el plazo de cuatro meses unas pautas para aislar la investigación científica del rifirrafe político y basar las decisiones políticas en datos sólidos se ha ido retrasando progresivamente. Una demora reveladora de la dificultad de poner coto a una relación tan enmarañada como la de política y ciencia.

Ahora, año y medio después, La casa blanca dedicaba algunas pautas que plantean, entre otras cuestiones, que los científicos que trabajan para la Administración sean libres para hablar con la prensa y el público, que los organismos públicos tengan prohibido editar o suprimir informes de comités asesores independientes o que, cuando comuniquen un descubrimiento científico, lo acompañen de proyecciones optimistas y pesimistas relacionadas con éste.

Se trata sin duda de un paso, pero claramente insuficiente. La serie de generalidades que aportan las pautas de la Casa Blanca no bastan en sí mismas para acotar las tentaciones que sin duda la política seguirá teniendo de utilizar la ciencia en su beneficio. Eso sí, es cierto que sientan unos principios mínimos para ir avanzando en la buena dirección. Pero la opinión pública debería exigir mayor concreción y mayor voluntad de hincar el diente a los puntos más delicados. Eso en Estados Unidos. En otras latitudes más cercanas, nos conformaríamos con que alguien simplemente se planteara regular el viejo romance entre política y ciencia.