La ciencia y el crecimiento económico

finance

La economía de las sociedades modernas depende cada vez más de la innovación científica. Desde un punto de vista puramente econométrico, frente a rentabilidades del 5% al 10% de las actividades tradicionales, la rentabilidad de la inversión en ciencia ha sido cuantificada en el 30% anual a lo largo de los últimos 50 años. En las sociedades avanzadas son, por tanto, la ciencia y la innovación tecnológica motores claves de la economía. Sin embargo, en un país como el nuestro el “que inventen otros” parece estar justificado. Y es que hay una grave incomprensión de la ciencia misma y de su papel social, quizá motivado por el escaso nivel educativo de un amplio sector de la población, y magnificado por el aislamiento secular de la ciencia respecto de la sociedad. La ciencia es a menudo vista como amenazadora, como provocadora de grandes crisis sociales, por su contribución a la carrera de armamento y al deterioro del medio ambiente. Ante esta situación de la ciencia como motor de la economía por una parte, y de poco entendida por otra, es fundamental que la ciencia sea comprendida en su dimensión real por todos los actores sociales. Dos son los aspectos claves que han de ser entendidos sin ambages por la sociedad.

  1.  La ciencia es una actividad humana cuyo fin es avanzar en el conocimiento del Universo y de todo lo que contiene, incluyendo las relaciones sociales, su vertiente económica, cultural y la historia de éstas.
  2.   La ciencia es hoy día un factor determinante de la pujanza de las economías avanzadas, un agente importante en la creación de empleo, y un elemento que inyecta ilusión a la sociedad.

Sobre el primer aspecto no es necesario abundar, pues es bien sabido y quizá aceptado por todos los actores sociales que el fin de la ciencia es el avance del conocimiento en todas sus facetas. El segundo aspecto es, sin embargo, menos conocido, a pesar de que varios estudios, en particular los del Comité para el Desarrollo Económico de los EEUU o los del Comité de Ciencia del Congreso de EEUU, demuestran que en las economías avanzadas la ciencia y la investigación científica son una fuente importante de riqueza nacional. Y me refiero no únicamente a la ciencia aplicada, que quizá es intuitivamente fácil de entender, sino también a la ciencia básica, incluyendo las ciencias sociales.

Baste decir a modo de ejemplo que mientras que la inminente eliminación del déficit presupuestario de los EEUU, que en 1992 ascendía a 290.000 millones de dólares, sólo añadirá un 0,1% anual al PIB de este país durante los próximos 10 años, la inversión en ciencia, en conocimiento, ha estado produciendo rentabilidades del 30% anual durante los últimos 50 años. Es más, en el mercado de valores de EEUU el 80% de las ganancias actuales son debidas al sector tecnológico.

Un ejemplo viene al caso. El gran desarrollo actual de los sistemas de navegación GPS tiene su fundamento en los estudios de Ramsey que condujeron a los relojes atómicos en los años 30 y 40, y en la teoría de la Relatividad General de Einstein. En efecto, el funcionamiento de los GPS está basado en el uso de relojes atómicos muy precisos y necesita introducir correcciones debidas a la curvatura del espacio-tiempo predicha por la Relatividad General. En el año 1995 el mercado de los GPS movía ya 2.300 millones de dólares, con ventas de 70.000 unidades al mes y dando empleo a más de 100.000 trabajadores.

Podría abundarse en numerosos ejemplos, como los avances de la medicina o el increíble desarrollo de las comunicaciones con Internet como paradigma, pero lo importante es fijar la idea clave de la ciencia como motora del desarrollo económico, impulsora de la mejora de la calidad de vida y creadora de empleo. No es extraño, pues, que el informe arriba citado del Comité de Ciencia del Congreso de los EEUU concluya que la financiación de la ciencia es un seguro “barato” del futuro económico y de la calidad de vida de una nación.

Con semejante rendimiento anual en términos puramente econométricos no se explica que en épocas de crisis se opte por reducciones de la inversión en ciencia, y que en épocas de expansión el esfuerzo en ciencia no sea mayor. Invertir en ciencia es apostar por el futuro, un ejercicio ilusionante frente a políticas restrictivas que dibujan una sociedad en crisis.

*Este articulo es de autoria de:

Rodríguez, Miguel., (1999). La ciencia y el crecimiento económico. Tomado el 25 de enero de 2013, desde: http://elpais.com/diario/1999/09/29/sociedad/938556028_850215.html

El Conocimiento Científico Moderno: Términos para su comprensión

ciencia

A la hora de hablar como se constituye el conocimiento científico moderno, es decir, el que se obtiene mediante procedimientos metódicos y sistemáticos para lograr comprender mejor como se configuran sus presupuestos, es necesario tener claro diferentes conceptos  que en el momento que se indaga o se estudia sobre este fenómeno es común encontrarse con ellos. Por lo tanto, para tener una buena visión del mismo, a continuación los enumeraré  una serie de conceptos que consideramos relevantes.

Espitemologia: Teoría del conocimiento.

Filosofía: Actividad orientada a esclarecer el fundamento del conocimiento humano, la posibilidad de su verificación y las modalidades criticas pertinentes a las distintas disciplinas que comprenden la investigación sobre el mundo natural y los procesos formativos humanos.

Paradigma: Supuestos teóricos, principios, leyes y técnicas que sirven de modelo a la comunidad científica.

Teoría Heliocéntrica: Teoría desarrollada por Copernico que sostiene que el Sol es el centro del sistema planetario.

Método hipotético-deductivo: parte de proposiciones o premisas de las cuales se hacen inferencias por medio del razonamiento. 

Método hipotético-inductivo: parte de la observación y experimentación para establecer relaciones y predicciones. 

Empirismo: Doctrina filosófica que sostiene que la fuente del conocimiento es la experiencia sensorial

Positivismo: Doctrina filosófica fundada por Augusto Comte en la que sostiene que el conocimiento científico proviene de los hechos.

HermenéuticaEstudio de la interpretación o significado del pensamiento científico.

Subjetividad: Se refiere a lo interpsiquico; es decir, la vida interior de los seres humanos. Incluye las ideas, valores y creencias y emociones de los individuos.

Objetividad: Estudia la realidad sin que intervengan los juicios de valor, creencias e idea del científico

Ideología: Desde la perspectiva funcionalista es un conjunto de creencias, valores y actitudes. 

Con estos conceptos básicos claros, creemos que resultará más favorable la comprensión de este cambio de Paradigmas. 

*Estos conceptos han sido extraídos de: 

Tapia, Berenice E. (2004), “Ciencias sociales y otras formas de conocimiento”, en Torres Rivera, Lina H.,Ciencias sociales. Sociedad y cultura contemporáneas . Ed. Thompson. México. Capítulo dos, pp. 54-77.

 

Un país ejemplo para todos

Educacion finlandesa

Hay una nación nórdica que en estos últimos años ha dado mucho de qué hablar. Este país ocupa el segundo puesto de 183 países dentro del índice de transparencia internacional de los países con menos corrupción del mundo, se encuentra entre las 10 economías más competitivas y figura con los mejores resultados en los exámenes internacionales de ciencia realizados en estudiantes de 15 años. Esta nación de la que hablo es Finlandia, catalogada con el mejor sistema educativo del mundo según los últimos informes PISA. Soy del criterio de que tanto los países en desarrollo como los desarrollados, deben de estudiar y adoptar el sistema finlandés, un lugar donde la educación tiene un papel primordial en la sociedad y le ha dejado grandes frutos a nivel económico y social. Ahora bien, ¿Qué hacen ellos?

Primeramente, esta nación ha asimilado la importancia de la educación primaria en el futuro de los estudiantes. Esta etapa es un punto crítico, porque aquí es donde se construye la base emocional de los niños/as y que repercutirá durante toda su vida. Durante los primeros seis años de la primaria los niños tienen en todas o en la mayoría de las asignaturas el mismo maestro, esta es una manera de fortalecer su estabilidad emocional y su seguridad. Hasta el 5to curso no hay calificaciones numéricas, puesto que no buscan  fomentar la competencia entre alumnos ni las comparaciones.

Por otro lado, la comunidad y los alumnos confían en los profesores. Lo que los diferencia a ellos de otras naciones, radica en la elevada capacidad de su profesorado.  El maestro/a y la carrera pedagógica son vistas como una carrera digna y respetada, inclusive es una de las carreras mejor pagadas en Finlandia, donde para poder ejercerla hay que tener una gran vocación y gran capacidad, pues para llegar a ello han de pasar varias pruebas y haber pasado por una formación exigente. Normalmente los mejores estudiantes se dedican a la enseñanza primaria. Al preguntársele a la presidenta de Finlandia Tarja Harlonen sobre el secreto de su sistema educativo dice “Entre otras cosas, se lo atribuyo al excelente nivel de capacitación de los maestros de la escuela primaria”.[1]

En tercer lugar, para los ciudadanos finlandeses la educación es un deber y es un derecho por lo que la enseñanza es gratuita desde prescolar hasta la universidad. A pesar de las altas tasas de impuestos, destinan el 7% de su PIB para gastos educativos. Ellos saben que para obtener calidad se necesitan recursos y para ello los finlandeses están dispuestos a pagar el costo que sea necesario. Los sacrificios económicos han dado sus resultados, según la presidenta de Finlandia “el éxito finlandés se  puede resumir en tres palabras: educación, educación y educación” eso le ha permitido a Finlandia pasar de una economía agraria, con base en la industrial maderera, a una industrial de tecnología avanzada.

Por ultimo, a diferencia de algunos países latinoamericanos donde es común la sobrepoblación de las aulas, en Finlandia la relación de alumno-profesor es fundamental, es decir, la comunicación es esencial. Por esto no hay más de 20 alumnos por salón de clases, del mismo modo el número de matriculados por colegio es reducido. Para ellos la socialización es muy importante, por lo que utilizan una metodología participativa y de grupo. Además desarrollan la creatividad, la experimentación y la curiosidad, dejando atrás la metodología de memorización. Según Tony Wagner,  Miembro de Educación en Innovación del Centro de Tecnología y Espíritu Emprendedor de la Universidad de Harvard, para los finlandeses “es más importante aprender a pensar que aprender a repetir[2].

En resumen, considero que la educación es el motor para el desarrollo de un país. Estoy seguro que adoptando el sistema el finlandés muchos países lograrían resolver su deficiente sistema educacional, además de que tendría un efecto positivo que se reflejaría tanto en la economía como en lo social.

Bibliografia:

“Finlandia, ejemplo para Latinoamérica” Mineducacion. Recuperado el 04 de Diciembre 2012, de http://www.mineducacion.gov.co/observatorio/1722/article-170786.html

“Así consigue Finlandia ser el numero 1 en Educación en Europa” ABC. Recuperado el 04 de diciembre 2012, de http://www.abc.es/20121008/familia-educacion/abci-consigue-finlandia-numero-educacion-201210011102.html

“¿Por qué Finlandia tiene el mejor sistema educativo del mundo?” Yorokobu. Recuperado el 04 de diciembre 2012, de http://www.yorokobu.es/la-confianza-clave-del-exito-educativo-en-finlandia/

“Finlandia: excelencia en la educación, clave de la innovación” Javier Megias. Recuperado el 04 de diciembre 2012, de http://javiermegias.com/blog/2010/03/finlandia-excelencia-en-la-educacion-clave-de-la-innovacion/


[1]Oppenheimer, Andres. Finlandia, ejemplo para Latinoamérica URL: http://www.mineducacion.gov.co/observatorio/1722/article-170786.html, 2008

[2] Abad, Mar “¿Por qué Finlandia tiene el mejor sistema educativo del mundo?” URL: http://www.yorokobu.es/la-confianza-clave-del-exito-educativo-en-finlandia/ , 2011

Licencia de Creative Commons
Un país ejemplo para todos by Alan Rodriguez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.

Filosofando…

Futuro

¿Como vemos el mundo de aquí a 50 años? ¿Qué papel jugará la tecnología y la ciencia en el desarrollo de la sociedad?

Estas son dos preguntas muy curiosas, hay muchas teorías y opiniones al respecto. ¿Qué crees TÚ? 

¿Cómo es el Universo a pequeña escala? ¿Y a gran escala?

Nuestro mundo está lleno de misterios y gracias a la curiosidad del ser humano hemos podido descubrir muchos de ellos. Las cosas se pueden encontrar tan cerca de nosotros que no podemos percibirlas o tan lejos que no son susceptibles a verlas a simple vista. A medida que la humanidad avanzaba, mayores eran los deseos por conocer nuestro entorno, muchos fueron  los “curiosos” que destinaron su vida para ello, muchos de los cuales por su pensamiento diferente de la mayoría en ese momento fueron cuestionados e incluso asesinados. 

Pero ya con esta etapa superada, por la ciencia contribuir significativamente en la solución de los problemas de nuestra sociedad y revelaciones tan contundentes, paulatinamente esta idea errada de ir en contra del saber,  tomo un nuevo rumbo, la curiosidad sigue empujando al saber y cada día se está más cerca de algún descubrimiento. 

Por lo tanto, si eres de esos curiosos te invitamos a acceder a esta web donde se compara el tamaño del hombre con los diferentes seres vivientes y elementos, los planetas y las galaxias.

Vídeo

Largometraje: Del mito a la Razón

Del Mito la Razón es el primer documental producido, desde Hablando de Ciencia, por Rubén Lijó (@rubenlijo, director de HdC), que hace en el documental las veces de Presentador, Director, Guionista, Editor y Productor.

Este documental recoge significativamente el proceso de evolución de la ciencia, el rumbo que ha tomado y a lo que ha llegado convertirse hoy en día. Por otro lado, recoge los temas que fueron discutidos en las ultimas clases de Quehacer científico.

Sinopsis: La ciencia nos da una manera revolucionaria de mirar al mundo. Gracias a ella, nuestra visión del cosmos ha cambiado de forma abismal, y poco a poco aprendemos que la realidad, el Universo, es un mar apasionante de conocimiento, experiencias y admiración, en el que apenas hemos comenzado a navegar. Fuente